6 tipos de chicos con los que jamás debes salir

6 tipos de chicos con los que jamas debes salir ruloza

No me responsabilizo por la estupidez de esta foto.

“Hay muchos peces en el mar” reza un dicho popular. Y es la tru de las trus. Pero como a veces eres medio bestia o ya…’desafortunada’, pescas justos aquellos pecesitos que, al comerlos solo te darán un sabor desagradable al paladar.

Aquí, una lista de 6 tipos de chicos (dudo que se puedan llamar “hombres”) con los que NEVER debes involucrarte sentimentalmente. I mean: NEVER.

1. El “too-good-to-be-true”: Veamos. Es un buen chico, es cierto. Excelente hijo, mejor amigo de todos, incondicional para las personas cercanas, sonrisa del millón, confiable, divertido, inteli…ah esperen. Me cansé de dar cumplidos. Sí, este chico es perfecto. Entonces ¿cuál es el maldito problema? ¡Que es perfecto! Y realmente, amiga, con lo desastrosa que eres y todos tus relationship issues y más mierdas que tienes en la cabeza, tu relación nunca podría funcionar con él.  ¿Por qué? Porque él sería tan perfecto que a ti te tocaría hacer todas las cagadas, lo que llevaría a que te sientas terrible y a conseguirte el infinito desprecio y desaprobación de todos sus amigos en común. Encima, te quedas #foreveralone y serían llamada #laSinAmigos. ¿Te das cuenta?

Sigue leyendo

Los 10 fails del amor

Porque siempre necesitas amigas que miren como la cagas.

Porque siempre necesitas amigas que miren como la cagas.

Cuando estás soltera, siempre hay alguien por ahí rondando el territorio (o sea, pulseando). Esos gilazos que te invitan al cine o a comer. También los amores pasados que vuelven de forma esporádica y casual. Pero como eres una flaca tan afortunada, cada situación amorosa en tu vida se convierte en un fuckin’ fail porque todo es tan irónico y jodidamente contradictorio. Aquí, algunos casos:

1) Le gustas al chico que no es tu tipo en lo absoluto: tiene ‘buenos sentimientos’ y toda esa mariconada. Te adora. Es del tipo que te va a recoger y te deja en tu casa. De los que se ponen en el lado derecho de la vereda para protegerte de las combis asesinas. De los que son considerados y te saben esperar. Pero oh wait…no te hace reír, no te soprende, ni siquiera intenta porque no sabe cómo. Le das una oportunidad. Se pone intenso. Huyes. Se siente usado. Se aleja. Estás triste. Sientes que te has portado mal, que lo quisiste querer, pero no supiste cómo porque tienes un carácter demasiado jodido y él te parece débil.

Se dejan de hablar. Te comienza a odiar. FAIL.

Sigue leyendo

¡Oops…! Me acosté con mi ex

Vince Vaughn y Jennifer Aniston en 'The Break-Up'

Vince Vaughn y Jennifer Aniston en ‘The Break-Up’

Existen dos clases de personas en este mundo: las que terminan con alguien y acto seguido proceden a eliminarlo de Facebook, Twitter, Instagram, Wasap, Line, y mil redes sociales más que te quitan horas y horas de productividad (bitch, please. Ya avanza esa maldita tesis); y las personas que, cuando terminan con alguien, siguen hablando con su ex porque lo consideran su “amigo” (sí, Juan).

Vamos a enfocarnos en la segunda clase de personas. Ellos terminan, pero a la semana siguiente de ‘haber dado todo por culminado’ (así como diste por culminado dejar de tragar pizza, claro, de esa forma precisamente) se ven. Pero claaaro, solo es una ‘salida de patas’ (¿parece que todos tenemos cara de cojudos en este mundo?) o sea fresh pues, si solo somos amigos, nos conocemos tan bien, nos queremos, puedo ir a su depa, y dormir un toque o vemos una película juntos, tal vez hagamos cucharita…AGUANTA. Oops! Creo que te acabas de tirar a tu ex. SÍ, ALUCINA. Felizmente solo eran PATAS. *SONIDO DE PLATILLOS*

Mientras pasa lo que pasa (no te voy a describir el acto sexual, compra tu película porno) no piensas en nada porque todo se siente tan familiar, tan sincronizado, tan bien…excepto que no. NO ESTÁ BIEN. ESTÁ MAL. ¿Por qué? PORQUE ES TU EX. Existen tres razones por las cuales tienes sexo con tu ex: Sigue leyendo

Manual para ser lorna

Lorna en su máxima expresión.

Lorna en su máxima expresión.

First things first, juat? vamos a definir el significado de palabra “lorna”. ¿Qué significan estas cinco letras en el diccionario urbano limeño? (en otros países lo dicen?). Es una vaina más o mierda, así:

Lorna: dícese de una persona reverendamente estúpida sonsa, con poco criterio e imaginación, quedada y fundamentalmente imbécil sin capacidad de lograr entretención. (O sea, aburrido pe).

Ahora tú vas a decir “ah o sea, ¿tu te crees vivaza?”. Bueno, una cosa es no saber el valor de pi (3.1416 ignorante de la vida. Ya te veía estudiando los veranos para dar exámenes de rezagados) claro que no googlee esta repuesta por si acaso y otra cosa es alzar la mano para participar y decir que no sabes, sin siquiera indagar primero. Am I painting a picture? (Entiende pues, carajo)

Pero no sean tan crueles. Los lornas también tienen su corazoncito, también se enamoran y cantan canciones de Sin Bandera y Gianmarco (yo sé que escuchas eso por las noches mientras garúa, pegado a tu ventana. A mi no me engañas) pero como son un poco escasos de capacidad mental nunca o pocas veces se quedan con la chica que les gusta. Aquí, 10 pasos para hacer todo lo posible para que la huevona de tus sueños no esté contigo:

1. Haz preguntas estúpidas: está bien. Entiendo que te la quieres pegar de caballerito. Entiendo que le quieres poner filin al asunto porque tienes a la flaca por la cual babeas (peor que perro bulldog) a tu lado. Entiendo. Pero si están solos en un taxi regresando de madrugada a la casa de ella después de haber tomado unos tragos ponedores (que tu pagaste) y están en el asiento trasero del taxi y ella tiene cara de felicidad de pegateunpoquitomaspegateinpoquitomas y te da todas las señales, lo lógico, lo inteligente, lo sexy sería que te mandes y te la chapes (sin clemencia broder) pero no como tu eres un lorna y tus neuronas se ponen tan nerviosas que no hacen sinapsis físico corporal, vas a preguntar: “¿puedo darte un beso?”

*sonido de globo desinflándose*

Sigue leyendo

Sex with friends

Creo que a todos nos ha pasado que hemos tenido ese amigo al que alguna vez, entusiasmados y animados por el alcohol, nos hemos agarrado/manoseado/tirado y al día siguiente todo ha sido de lo más normal, no ha sucedido nada grave. “Cosas que pasan” y fin.

Pasa algún tiempo, siguen siendo tan amigos y confidentes como lo fueron desde antes de aquellos sucesos y aparentemente todo va bien…

Excepto que no.

Como en el amor y como en todo, aparentemente; siempre hay uno que quiere más que el otro. En este caso, uno de los dos amigos quiere que se vuelva a repetir. ¿Por qué? Por arrechura, porque le gustaron el tamaño y forma de tus senos, porque le ponen tus caderas, porque le pareció delicioso ser tu amigo y probarte en su boca, etc.

Lo que sucede a continuación es que tu amigo en cada conversación que tienen, te hace comentarios aludiendo a la noche en la que casi casi o casi todo. Y tú te ríes, claro, le dices que pasó, pero que ya fue, y que te alegras de que sigan siendo patas.

Todo bien.

Hasta que un día, se te ocurre la maravillosa idea de salir con tu amigo y con la persona que te ha gustado más o menos toda tu adolescencia y por la cual sientes gran estima y jamás quisieras que te vea en una situación incómoda o decepcionante, y aunque, la mayor parte del tiempo te importe un carajo la gente, te importa esta persona y te preocupas por quedar bien.

Y no quedas nada bien.

Tu amigo siendo todo el buen amigo que se puede ser de alguien, arranca la arrechura con todo y tú caes. Entonces hay alcohol, un cuarto, una cama, faltan prendas en el cuerpo, una persona se vuelve voyeurista, no entiendes nada.

Todo mal.

Cuando te levantas, después de haber vomitado hasta la manzanilla que te tomaste para calmar tu estómago (y es el vómito más rico de tu vida porque sabe a manzanilla) te das cuenta que la cagaste con esa persona, que sin duda,  te seguirá queriendo, pero que el concepto que tenía de ti, se pudo haber ido mucho al carajo.

Pero te divertiste. Fue un momento que no olvidarás. Así que fresh.

Stop to pretend, stop pretending
It seems this game is simply neverending

Las desentendidas

Siempre existe ese grupo indiscriminado de chicas que se hacen las desentendidas (por no decir otra palabra). Saben que le gustan a alguien y se vuelven coquetas, mandan indirectas, dan miraditas divertidas, piden explicaciones, se engríen, y cuando se dan cuenta que la persona en cuestión está teniendo cada vez más cara de papagayo lorna y empieza a expresar todo el floripondio de amor incondicional que sienten, la reacción de estas chicas es “pero, ¿yo que hice ah? Si yo no le dije nada, no entiendo porqué se pone tan intenso”. Mamacita, please.

Es bien conocido que las mujeres tenemos el arte de la manipulación incrustado en nuestro ser, es algo innato que aflora por nuestros poros. Está bien usarlo y divertirnos un poco con las pequeñas maldades, lo malo es cuándo nos hacemos la cojudas y no queremos admitir nuestras pequeñas artimañas.

Entonces, la cuestión es: reconocer a una desentendida y si te gusta; jugar su juego. Ella es fresh y no se explica por qué razón de los cielos redentores tu le dices cosas de amor que PARA NADA van al caso, no se las digas: no lo hagas, no caigas. 

Cede cuando haya que ceder (lo más recomendable que solo en ocasiones dónde haya sexo inlcuido) y después, entiende que por más indirectas y miraditas que ella te mande: NUNCA VA A PASAR.  

¿Por qué? Porque existe la divina cualidad de hacerse la “yo no fui” y la usarán todo el tiempo y porque mucho mejor es una persona que asume sus maldades y las reconoce.

Sinceridad, sir.

¿Sabes que me gusta de ti?
Me gusta la forma en 
Que se arruga tu nariz
Cuando me mientes y me dices que si 
Me quieres y luego vas con otros 
Oh, baby.