Las mujeres y los códigos femeninos

Puta madre.

Puta madre.

 

Todos los individuos de esta sociedad se manejan por códigos. Es la clave para vivir en armonía, encarcelar a los salvajes y a los indisciplinados que quieran atentar contra la paz colectiva.

Cuando los círculos sociales son más pequeños, dichos códigos se vuelven más precisos y resultan claves para cada relación humana. Para empezar, ¿qué coño es un código? vamos con el significado. Ayúdanos, RAE.

“Combinación de signos que tiene un determinado valor dentro de un sistema establecido.”

Las mujeres y más aún, una amistad entre mujeres, cuenta también con estos parámetros de signos y claves que no debes romper si es que quieres preservar a esa persona que ha sido tu confidente, eterna compañera de chupetas, jodas, rajes, viajes y aventuras exóticas junto a compañeros extraños. (Uy sí, wild one).

Aquí algunos cuantos. Son implícitos, pero a veces se nos pasan.

1. No salgas con el ex de tu amiga

Puede ser que el pata sea churrazo, un tipazo, un buen prospecto y además, un muchacho agradable y encantador. Tu amiga ha rajado mil y un veces contigo de él (obvio, es su ex) y te haces una idea de su personalidad, pero cuando lo conoces, descubres que es totalmente diferente a lo que te lo pintaban y oops…te gusta.

Vamos, todos somos humanos, eso que significa que por naturaleza somos jodidamente falibles y con tendencia a cagarla. Más aún si te encuentras en una etapa sensible de tu vida amorosa-emocional y entonces…ahí está él. Parece de ensueño (no, no acabo de escribir esa palabra) es, al parecer, el chico ideal…excepto que espera…es el ex de tu una de tus amigas más cercanas. Aquí, la situación es bastante sencilla y determinante: o te lo tiras o no te lo tiras.

Si valoras a tu amiga y sabes TODAS las consecuencias negativas que traerá para su relación el hecho que te folles a su ex, sabrás que obviamente, es mejor que te alejes del peligro de inmediato. Pero que te alejes en UNA, no que esperes a que sea muy tarde. No que digas “no no no” y después estés “sí sí sí”. (Carajo, ya sueno como Marco Tulio). Pero, supongamos que, por último, te lo tiras porque, sinceramente, la amistad de esa flaca te importan tres pepinos y ¿qué tiene? no es como si ella fuera la Madre Teresa o algo. En fin, nadie puede juzgarte, así lo quisiste y así lo hiciste. Bien, amiga: te acabas de ganar 7 años de mala suerte, mucho mejor habría sido romper toda un galería de espejos o dejar que se caigan todos los cubiertos del mundo (si es que crees en esas huevadas de supersticiones, claro).

Cuando estés con él, probablemente vendrá a tu mente el hecho de que él estuvo con ella, que has tocado las mismas partes que ella ha sentido (no sean gráficos) y está la maldita y jodida comparación entre ambas. Amigos, las mujeres son locas. Jodidamente locas. Si ya es estresante tener al fantasma de la ex, ¿cuán más jodido puede ser que la ex además haya sido tu amiga? Demasiada historia. Demasiado background. Solo no lo hagas. Será mejor.

2. Si tu amiga dice que su ex/flaco es un maldito demente ES un maldito demente

Entiende. No hay discusión en esto. Entendemos que tú conoces al pata, has pasado bastante tiempo con ambos y realmente, el chico te cae muy bien. Han ido a comer, a chupar, a comprar platos de colores y cereales para el yogur. Sientes que, de cierta, forma es también tu pata.

*ALERTA* amiga, NO. ÉL-NO-ES-TU-PATA. Tu pata es tu amiga, ¿recuerdas? la que te ha vomitado en la chompa por estar jodidamente borracha y a la que has visto llorar por mechas con él. No necesitas escuchar dos versiones de la historia de su relación cuando terminen o se peleen porque a ver, explícame ¿cuándo te volviste jueza o algo así? Tu deber no es ser la objetiva de la situación o sopesar las acciones de cada uno. Olvídate. Tu deber como buena amiga es estar junto a ella, putearlo cuando ella lo hace, decir que es un maldito o un gran tipo cuando ella quiere que sea así. Pero no escuches nada de él. No te debe importar. Tu lealtad de para solo una persona. No te confundas.

3. Nunca rajes de flaco de tu amiga delante de tu amiga

No entiendo a esa gente que dice que “los amigos están primero”. Creo que lo indicado, cuando estás en una relación, es encontrar un balance entre tu flac@ y tus patas. Para esto puedes hacer muchas cosas: presentarlos, salir con todos, hacer que todos sean patas, etc. Pero, al final, la persona con la que te vas a dormir todos los días y besas en las mañanas, la que soporta escuchar tus “humanidades” es tu pareja y tus amigos deben saberlo y entenderlo.

Por eso, tú, como amiga, debes saber que aunque fácil la pareja de tu bestie no te caiga o pienses que es una fea vaina trabaje en esto o el otro, o que tenga ciertos hábitos horribles, ni cagando en la vida puedes ponerte a decir eso delante de ella porque realmente, ¿a quién le gusta escuchar que su propia amiga raje de la persona de la cual está enamorada? en serio, ¿en qué cabeza? Si quieres opinar o si te jode algo, mucho mejor decírselo a la pareja en cuestión en la cara y así te evitas cualquier estúpido malentendido, sinsabor o resentimiento.

4. Nunca hagas quedar mal a tu amiga delante del pata

Está bien: tu amiga es una real bitch. Literal es la PEOR del mundo. Tú lo sabes bien porque te ha contado todos sus divertidos juegos, sus ‘hazañas’, sus infidelidades, sus idioteces y demás. Sí pues, esa huevona puede ser realmente zorra con los hombres, pero…es tu amiga ¿no? o sea, vamos, sí, ella es así, pero así tú la quieres y bien que te has divertido con ella, bien que se han cagado de risa de las mismas cosas y obviamente han celebrado sus estupideces como par de cojudas que son.

Entonces, no sean tan huevonaza como para ir a ponerla en evidencia ante el primer incauto que pase por sus garras. Aunque te vayan llorando (me ha pasado) a quejarse con la cabeza hecha mierda (“no entiendo por qué no me hablaaaaa”) lo mucho que puedes hacer es decirle: amigo, déjalo ir. Ese barco ya ha zarpado. Supéralo. Así de dura es la vida.

Aunque claro, si ya hablaste con alguna de sus víctimas significa que violaste el código 2.

5. Si piensas que es una bitch, dile “oye, eres una bitch”

Mi experiencia en un colegio de solo para mujeres me ha hecho saber de que un círculo de amigas es como una maldita bomba de tiempo. Se pelean, se amistad, se joden, se resienten (malditos ovarios) por lo tanto, para evitar cualquier drama usualmente originado por la chismoseria (ella me dijo que tú bla bla bla) es mejor ser 100 por ciento franca.

“Amiga, la verdad me parece que estás siendo una cojuda” / “la verdad es que eres una zorra por esto. Lo desapruebo jodido”. Tu lealtad también tiene que ser acompañada de sinceridad. Es obvio que cada ser humano tiene diferentes puntos de vista y no siempre vamos a aplaudir todas las babosadas que hacen nuestras amigas, algunas cosas no nos van a parecer. Por eso, lo mejor que puedes hacer es decírselo: pero A ELLA, a nadie más. Evitas la hipocresía y otra vez: los malentendidos.

Si tu amiga te entiende y no es una loca, sabrá entender un poco de crítica directa y franca. Sino bueno, que se compre una foca para que no la deje de aplaudir.

6. No te metas en medio de dos mujeres peleadas JAMÁS

En el colegio, funcionaba más o menos así: tú eres mi amiga, no te juntes con ella. Y, obviamente, por mandato divino, tenías que simplemente odiar a todos los enemigos de tu amiga porque POBRE DE TI QUE NO LO HAGAS. Serías castigada con todo el golpe de los dioses del Olimpo lo que era equivalente a comer sola en los recreos y no tener con quien jugar liga.

Sin embargo, de adultas, (¿CÓMO QUE SOY ADULTA?) nos volvemos personas más razonables y maduras (yo también me estoy cagando de risa) y se supone que las cosas pueden ser más diplomáticas. Si tu pataza del alma se pelea con Paquita “ahh porque Paquita es la más zorra de todas las zorras”, no significa que tú también te tienes que pelear con ella. Simplemente, puedes dejarle en claro a Paquita que Menganita es tu BFF x el rEsTo de La eTerNidad (nunca cambies, amix) y que si bien es cierto, el roche no es tuyo, tú eres su pata y si hay que remar, vas a remar para su lado.

7. Habla las cosas y no seas leca densa

Siempre he creído que si decides solucionar una mecha es porque claramente no hablar con tu amiga, te jode. O sea, sí, se han dicho cosas feas quizá. Se han jodido entre las dos y realmente estás empinchada y no quieres saber nada de ella nivel: la has dejado de seguir en Facebook (claramente, estás enojada) pero si te importa, al menos un poco, intenta dejar de lado tu enojo y decirle las cosas en la cara para apagar el fuego abrazador del conflicto (¿qué-cosa-dije?)

Incluso más si la mecha fue por WhatsApp, información cruzada y chismes de terceros, es estrictamente necesario tener una conversación cara a cara. Amiga. ¿qué ganas estando enojada? Fácil las cosas son muy diferentes a cómo las piensas. Mucho más probable si solo lo leíste de un mensaje y no lo escuchaste directamente.

La empatía es clave y entre mujeres aún más: tú sabes como se siente ella, la conoces, es tu pata. Si la cagó, dale una oportunidad de explicar. Pregúntate también si fácil tú la cagaste. Siempre hay algo que se nos escapa.

Claro, si te importa en algo. Sino pues, normal, ignórala y que arda en el maldito infierno por zorra.

8. Acepta que tú eres igual o peor que tu amiga

Qué fácil es decirle: ERES UNA BITCH, pero no hacer la respectiva introspectiva y auto crítica a tus propios actos y ver cómo tú también has sido un igual de bitch o incluso peor que ella. Es que creo que te olvidaste que hay una razón por las cuales son (o eran) amigas: ese lazo fuerte de acompañarse en sus cagadas, de reírse de ellas, de compartir los mismos estúpidos errores (cuando tú sales con tu ex, ella sale con su ex. Ambas situaciones: FAIL) esa misma perspectiva de ver las relaciones y la vida.

Sí, amiga, tu bestie ha hecho cosas bien feitas. Una diabla es, oye, pero tú también lo eres. Ambas cojean del mismo pie, por eso son patas pues. Pero hay que saber a quien hacerle cosas así: con ella no. Sabes que ella es otro level porque es tu ultimate confidente, que pueden burlarse de las mismas cosas y joderse entre ustedes.

Es especial. Lo sabes.
En fin, estos son ocho códigos. Si violaste alguno de ellos y estás jodida con tu amiga, pídele perdón o haz algo que demuestre que en serio te sientes mal porque ya no hablan y la extrañas. Si hay un hueco para el diálogo, hazlo pe. Lo peor es sumirte en el drama y no actuar. Y si te importa un comino su amistad, qué pena. Pero bueno, como decía mi abuela “lo cortés lo quita lo valiente”. Así que hola y chau no más.

 

Lo siento, pero tengo que poner esta canción.

 

Anuncios

3 pensamientos en “Las mujeres y los códigos femeninos

No te vayas sin comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s