5 consejos para dejar de perder objetos (o dinero)

Después de haber perdido miles de soles (no es broma) de la forma más cojuda e insensata que te puedes imaginar, creo que tengo un poco de autoridad para ofrecer algunos pequeños tips, que quizá a ti, que eres tan despistado, volado y ahuevonado como yo, te pueden servir para dejar de regalar dinero al mundo.

Ok, está bien. No soy tan cojuda, solo soy seriamente despistada. Pero ya dejaré de decirlo porque, según mi viejita, eres lo que declaras: así que ya no debo de decir lo  mismo.

(No soy despistada. No soy despistada. No soy despistada *escribe 100 veces en su cuaderno rayado*)

1. Cuando te quites de viaje, nunca cargues con toda tu plata: Fácil esto te parecerá una cosa obvia y hasta consideras que es estúpido que lo mencione pero, después de haber extraviado 700 dólares, CREO QUE tengo la responsabilidad dejártelo bien clarito, papacito/mamacita.

Sigue leyendo

Anuncios

“¿Qué he hecho para merecer que los gays quieran casarse?”

Salir del clóset con tus viejos a los 19 años nunca es algo fácil. Al menos para mí no lo fue. Se enteraron porque una de mis hermanas le mostró a mi mamá una foto en la que mi chica y yo estábamos agarrando (sí pe, recontra cursis. Y QUÉ, BITCHES?). Mi vieja se volvió locaza. “¿QUÉ HECHO YO, DIOS, PARA MERECER ESTOOOOOO, QUEEE?” Miedo total. Mi papá, por el contrario, siempre controlador y distante, me miraba sin decir nada. Me miraba con clara decepción en sus ojos (¿acaso asco?). “¿Qué te pasa, Lucero? ¿QUÉ TIENES?”. ¿Estaba enferma o qué?

Eran los ojos de un hombre que no sabía qué hacer. Un hombre que odiaba el momento en el que se tuvo que enterar que su hija era gay. No tanto porque la hija era gay, sino porque su mujer sufría por ello.

Sigue leyendo