Año Nuevo 2014: las fuckin’ resoluciones

20131231-211336.jpg

No. No te voy a decir “es el último martes del 2013″ (bitches, todos tenemos calendarios. Relajen, Rebeccas Black). Tampoco te voy a decir que hagas un cuadro comparativo de tus cons y pros de tus actos (eres una basura con buenos sentimientos. Ya te creímos) o analices tu año para arrepentirte de todas tus malas decisiones y jures no volver a tomarlas (la vas a volver a cagar. Cuanto más antes lo aceptes, mejor). Lo que te voy a decir desde mi humilde punto de vista (dije ¿”humilde”? A quién estamos tratando de engañar?) es que mires atrás los 365 días que ya se quitaron y te des cuenta de cuanto aprendiste, hueviaste, jodiste, cuantos corazones rompiste (deja de jugar con los sentimientos de la gente oe, basura), cuantos libros leíste (leer, no poner el libro en tu regazo y seguir con tu smarfon) con quienes te cagaste de risa hasta que te comenzó a doler el estómago y querías hacerte la pichi, que miedos superaste, cuantas veces tuviste el valor para aceptar tus errores y metidas de pata y decir “ya fue. Pasemos la página”. Cuantas veces no llegaste a tu casa por borracho Y NO AVISASTE QUE ESTABAS VIVO, que lugares conociste, cuantas veces te llego al pincho todo y dijiste “me largo”, cuanto viviste.

Sigue leyendo

Anuncios

Los 10 fails del amor

Porque siempre necesitas amigas que miren como la cagas.

Porque siempre necesitas amigas que miren como la cagas.

Cuando estás soltera, siempre hay alguien por ahí rondando el territorio (o sea, pulseando). Esos gilazos que te invitan al cine o a comer. También los amores pasados que vuelven de forma esporádica y casual. Pero como eres una flaca tan afortunada, cada situación amorosa en tu vida se convierte en un fuckin’ fail porque todo es tan irónico y jodidamente contradictorio. Aquí, algunos casos:

1) Le gustas al chico que no es tu tipo en lo absoluto: tiene ‘buenos sentimientos’ y toda esa mariconada. Te adora. Es del tipo que te va a recoger y te deja en tu casa. De los que se ponen en el lado derecho de la vereda para protegerte de las combis asesinas. De los que son considerados y te saben esperar. Pero oh wait…no te hace reír, no te soprende, ni siquiera intenta porque no sabe cómo. Le das una oportunidad. Se pone intenso. Huyes. Se siente usado. Se aleja. Estás triste. Sientes que te has portado mal, que lo quisiste querer, pero no supiste cómo porque tienes un carácter demasiado jodido y él te parece débil.

Se dejan de hablar. Te comienza a odiar. FAIL.

Sigue leyendo