One, two, three – Parte II

1, 2, 3

Not only you and me

Got one eighty degrees        

And I’m caught in between

Llegaron al hotel, el primero que encontraron, no hay que hacerla larga. Pagaron, les dieron las llaves y el control de la tv que jamás sería prendida en toda la noche/madrugada (honestidad, ante todo).

Entraron al cuarto. Sí hay algo que puede ser incómodo, eso es: tres personas que quieren hacer un trío y no tienen ni la más puta idea de cómo empezarlo. Lalalalalala. Todos cantan y se hacen los cojudos.

–          Ya vengo. Voy abajo – dijo Daniella

–          ¿A dónde vas? – Alexandra y Mauricio

–          A…conversar con la chica de abajo – Daniella

Caras confusas everywhere.

–          ¿A conversar con la chica de abajo? ¿La conoces? – Alexandra.

–          Sí, somos amigas. ¡Ya regreso. No me demoro!

Al parecer, “a conversar con la chica de abajo” es nuevo código parar “voy a comprar condones” porque claro, la madurez y frescura no alcanzan para ser tan franco.

Daniella llegó al rato. Se metió en la ducha. Mauricio y Alexandra se cagaban de risa sobre toda la situación “¿qué carajos hacemos aquí?” “puta. No sé. Fue.” “Ve a comprar condones, porsiacaso” “¿YO? TÚ ERES EL QUE LOS VA A USAR” “Ya pues” “Puta, please. Lárgate a comprar tus fucking condones. No jodas” “Fuck. Está bien”

Countin’ 1, 2, 3

Peter, Paul, and Mary

Gettin’ down with 3P

Everybody loves countin’

Daniella salió de la ducha y preguntó dónde estaba Mauricio. Alexandra le dijo que aparentemente, también conocía a la chica de abajo, casual.

Una vez duchados y enjabonados, se echaron en la cama. El momento incómodo cuándo nadie sabe quién se chapa a quién. Fuck.

Babe, pick a night

To come out and play

If it’s alright

What do you say?

–           Y bueno, ¿quién ha hecho esto antes?

–          Ehm…yo.

–          Ya. Entonces, tú guíanos. De todas formas, tú fuiste la de la iniciativa para traernos aquí.

–          ¿AH YO?

–          Sí. Tú.

–          Está bien, es algo súper fácil, en realidad…

Merrier the more

Triple fun that way

Twister of the floor

What do you say?

Alexandra se agarró a Daniella de la forma en la que alucinan los hombres heterosexuales. Con juego de lengua, frotación de senos y empiernada. All included.

Mauricio estaba de espectador hasta que también quiso obtener some of that honey. Oh yes. Y es así, como Daniella quedó en medio de ambos. Chau, jeans, polos, sostén, bóxers. ¿Quién le quitaba la ropa a quién? No fucking idea, pero era cuestión de divertirse.

Are you in?

Livin’ in sin is the new thing, yeah

Are you in?

I am countin’

De pronto, todos eran expertos en hacer tríos. Solo se veían las sombras de cuerpos moviéndose, las luces del cuarto estaban apagadas, pero se filtraba la luz de los postes por la ventana.

Cada uno cumplía un rol y jugaba bien su parte. Mauricio iba por el lado masculino de la situación: penetrar, de todas las formas, en todas las poses a Daniella. Sí, solo a ella. Para Alexandra iba a ser simplemente too weird.

Three is a charm

Two is not the same

I don’t see the harm

So are you game?

Alexandra y Daniella disfrutaban tan al modo chicas: tocándose, acariciándose, sexo oral, lamidas, roces…ah. Suaves y sensuales, como son las mujeres.

Los malditos condones se seguían rompiendo. Nota mental: jamás comprar “Piel”. Daniella terminaba todo el tiempo en medio de ambos. Los  brazos de Mauricio se extendían hasta tocar los senos de Alexandra. Si hay algo que representa el hedonismo sexual, eso debe ser ser tocado y dejar que te toquen, aún no sabiendo quién precisamente lo hace.

Let’s make a team

Make ‘em say my name

Lovin’ the extreme

Now are you game?

El equipo era Mauricio y Alexandra vs. Daniella y a esta última le estaban ganando por goleada. La persona que haya dicho que el sexo oral estaba sobrevalorado, está jodidamente equivocada y entre tres, se forma una cadena if you know what I mean.

What we do is innocent

Just for fun and nothing meant

If you don’t like the company

Let’s just do it, you and me

You and me, or three

Or four, on the floor

Probablemente lo más descabellado e inesperado que habían hecho en sus vidas y por eso mismo, excitante. Era todo un juego inocente, como jugar twister, solo que sin ropa.

Terminaron echados desnudos en la cama. Cualquier lazo de confianza antes suelto, había quedado afianzado, cómo el pacto de unos niños que hacen travesuras a escondidas de su madre.

Traviesos y alucinados, se quedaron conversando sin ropa. Los tres jodidamente relajados.

Countin’ 1, 2, 3

Peter, Paul, and Mary

Gettin’ down with 3P

Everybody loves countin’

Anuncios

6 pensamientos en “One, two, three – Parte II

  1. Hola,
    Acabo de leer tus post y este es uno de los mejores. No solo por lo erótico sino también porque transportas al lugar, conectas con el lector. Tu narrativa es buena ni qué decir de tu ortografía.
    Te ganaste un admirador.
    Saludos.

    Me gusta

No te vayas sin comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s