Mistura 2012: para ir rodando everywhere.

Estoy en clase de radio, esperando que los organizados de mi grupo (sí, claro) empiecen el programa tan bien estructurado (¿dónde están las cuñas?); mientras tanto, ocupaba mí tiempo en algo altamente productivo: ver mi smartphone. De pronto, Ximena entra al estudio y me dice: “Me regalaron entradas para MISTURA. ¡¿VAMOS?!”. Quién, cómo, cuándo, dónde coño. Ni idea. “YA. VAMOS” – contesto, entusiasmada.

Son las 8:00 p.m. Mistura cierra a las 10 p.m. Yo me prometí bajar de peso y dejar de comer en las noches. Me prometí ir al gimnasio, pero también me prometí no tener sexo en la primera cita, así que, todas las promesas se pueden romper.

Terminamos nuestro programa. La palabra “pésimo” queda chico para describir lo catastrófico que fue. Bajamos las escaleras. Ximena se pelea con una chica porque el reportaje no salió. “Bla bla bla” es lo único que escucho. ¡VÁMONOS YA QUE EL HAMBRE NO ESPERA!

El taxista nos felicita por ser tan jóvenes, guapas y exitosas. Baby please, tell me something new. Entramos a Mistura. “A ver, señoritas guapas, sus entradas”. Las hormonas revolotean con la comida o qué sucede aquí. “Qué grande es esta vaina” – pienso. “¡¿DÓNDE ESTA EL CHANCHO AL CILINDRO?! “ – dice Ximena. Joder. La gordura se aproxima y nosotras la recibimos con bombos y platillos.

Abrimos un mapa ENORME, el cual no entendemos porque ahora solo sabemos usar GPS. Bitches, please. Caminamos un poco viendo que de rico y grasoso delicioso había alrededor. ¡Benita RESTAURANTE! De no sé qué parte del Perú es, pero venden chicharrón y es lo único que importa.

–          Porción de Chicharrón con su respectiva canchita y salsa de cebolla = S/.15

Tengo sed. Maldita sea. Coke now.

–          Una coca – cola + inka cola = S/. 5

Nos sentamos a tragar, devorar, embutir comer en una banca. “Qué vamos a comer después”. Vamos por el segundo chicharrón. “No sé, me cago de hambre”. La cancha es escurre de nuestros tenedores. “Puede ser pollo a la brasa”. La salsa estaba deliciosa. “Puta, qué cerdas somos”. No quedó nada del chicharrón.

Nos queda S/. 5 en nuestra divertida tarjeta Mistura, pero todo bien porque aceptan tarjetas de crédito. “Maldita sea. Me estoy quedando misia”

Recorremos los puestos y de repente lo vemos. Fue hambre a primera vista:

–          Porción de Cecina con Tacacho = S/. 12

Pasamos un puesto y…wait. No. Encontré al amor de mi vida. El bar Mayta:

–          Dos chilcanos de mango featuring maracuyá = S/.24

Fuck. Me siento realmente llena. Pero debo hacer mi máximo esfuerzo porque aún nos queda S/.5 en la tarjeta y la ley es: gastarlos o gastarlos. “Vamos por La Ruta del Pan. Encontraremos algo a ese precio” Rodamos por el camino buscando el pan. Hay unos tipos zampados. Brother, ve a tu casa. Gente que sale de la oficina. Familias enteras. Chicos con bolsas como para comer todo un mes.

Allí está:

–          Bolsa de pan, cualquiera que sea el tipo = S/. 5

Cuenta total = S/. 61 *sonido de caja registradora*

Sal de Andrews, anyone?

¡Qué rico se come en el Perú!

Anuncios

6 pensamientos en “Mistura 2012: para ir rodando everywhere.

  1. me diverti mucho leyendo las wadas q escribes, pero esta bien chido como lo haces, gracias por los datos, yo kiero kiero kiero ir, a comer todo lo que tu haz comido uummmm, pero te falto el dato de los chocolates jajaja. 🙂

    Me gusta

No te vayas sin comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s