El cambio

Toda historia tiene un principio. Toda actitud tiene un punto de cambio. Supongo que en esta historia y actitud, el punto es mi ex. Sí, mi ex. Teníamos una relación de tres años (la más larga que he tenido en mi vida) y bueno, como es conocido, cuando se está tanto tiempo con alguien, las cosas no suelen ser de lo más felices todo el tiempo. Muy por el contrario: hay momentos hardcore, lágrimas, insultos, ruegos, gritos, muchas mandadas a la mierda, infidelidad (en este caso la hay), peleas en la calle (recontra rochoso, lo sé), rompes/regresas; en conclusión: hay drama.

Y si de una persona puedo decir que tiene mucho drama en sus venas, es mi ex. Sólo que mientras estábamos, yo no veía el drama, pensaba que así eran las relaciones: complicadas.

Pero no.

Entonces, un día, terminamos. Y ya habíamos terminado antes (mil veces como mínimo) solo que esa última vez se sintió raro. Y se sintió raro porque fue la última vez que terminamos. That was it.

Salí con algunas personas después, tratando de no sé, no sentirme sola, de llenar algún espacio, supongo, pero más de eso, luego. El punto es que terminé con mi ex y cuando pude entender que en realidad no debíamos seguir esa relación tan jodida que teníamos y que era mejor ir por caminos diferentes, mi vida se volvió un caramelo de menta, sabía a verde y a fresco.

Es ahí cuando me di cuenta: encontrar estabilidad contigo misma y en ti misma, te vuelve fresh.

Y aquí estoy.

Anuncios

No te vayas sin comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s